martes, 18 de diciembre de 2012

Spekulatius

entre col y col, beluga

Estaba deseando estrenar los moldes para spekulatius que Eva y Marcos me mandaron desde Alemania. Estas galletas navideñas, de origen belga según tengo entendido, se preparan también en Alemania. Se suelen hornear el primer fin de semana de diciembre, para poder disfrutarlas durante el Adviento y las fiestas navideñas. Pero supongo que prepararán muchas, porque yo las llevé a la oficina y prácticamente desaparecieron. Son unas galletas finas, crujientes y muy aromáticas. Las especias para spekulatius se venden en Alemania en cómodos sobrecitos, pero también podemos preparar la mezcla en casa. Otros ingredientes, como el aceite de almendra amarga, podéis encontrarlos en Lidl o Aldi, en paquetes junto con otras esencias muy útiles en repostería (como en la foto más abajo).

miércoles, 12 de diciembre de 2012

Ensalada Eva de endivias y naranja

entre col y col, beluga


Conocí esta ensalada gracias a Eva, que es la mujer del primo de mi amiga Susana, y por eso lleva su nombre. Eva es alemana y no sé si esta ensalada será típica de Suabia o si es invención suya, pero en cualquier caso está tan rica y es tan apropiada para esta época del año que se merece un lugar de honor en el blog. Va aliñada con una vinagreta de mostaza y miel, pero admite también otras vinagretas si no os gusta ésta. Es importante no añadir la vinagreta hasta el momento de servir, de otro modo se aguachinará.  

miércoles, 5 de diciembre de 2012

Pan de sésamo

entre col y col, beluga

Esta es una receta de directo al paladar que tuve que hacer nada más verla. El resultado me gustó bastante, el del segundo intento, porque en el primero utilicé levadura caducada y no os lo recomiendo. Aunque sea levadura de panadería en polvo, no subirá y obtendréis un mazacote de pan, con buen olor, pero como un ladrillo de miga apelmazada. 
Utilicé harina de fuerza de la marca Aragonesa y le eché un poco más de agua que en la receta original, unos 20 ml, porque al comprobar el amasado vi que quedaba algo de harina sin incorporar a la masa. Cuando os pase esto, id añadiendo agua, pero muy poquita, y si hace falta más, añadís otro poquito. La masa debe quedar lisa, suave y elástica.