sábado, 27 de julio de 2013

Pan de cebollino y nata agria

entre col y col, beluga

He aquí un pan diferente, suavemente aromático, de miga ligera y un poco húmeda, muy bueno acompañado, por ejemplo, de unas lonchitas de pavo o con un hilo de aceite y salmón ahumado. Es un pan protagonista. 
Encontré la receta en Taste of Home, una página que visité gracias a Carmen, la prima de mi amiga Susana, que vive en Texas y tenía en su casa algún ejemplar de la revista del mismo nombre. Una era un monográfico de Acción de Gracias, con recetas muy curiosas (para mí, al menos) de pan y muchas otras sobre el reciclado de las sobras del pavo. También explicaba paso a paso cómo preparar el pavo de Acción de Gracias y hasta tuve la oportunidad de preparar uno. Pero esa es otra historia y será contada en otra ocasión. 


viernes, 19 de julio de 2013

Pollo al limón con setas y aceitunas

entre col y col, beluga

Esta receta está basada en una de Karlos Arguiñano, de muslos de pavo al limón, fácil y rica a partes iguales. Tiene alguna modificación y el añadido de las setas, que a mí me gustan con todo y creo que aquí quedan perfectas. Pero podéis hacerlo sin setas y con pavo o pato, y acompañarlo, por ejemplo, con un arroz basmati con cardamomo, clavo y pasas, o con cuscús, quinoa, etc. No os defraudará. Buen provecho.

martes, 16 de julio de 2013

Berenjenas con tomate y ajo

entre col y col, beluga

Creo que podría comer berenjenas todos los días. Rebozadas, al vapor, trituradas, me gustan mucho, mucho. Así que cuando los Reyes Magos me trajeron el libro de recetas de El Comidista, tuve que hacerlas inmediatamente. Esta preparación puede tomarse como tapa o aperitivo con pan tostado o puede convertirse en la improvisada salsa de un buen plato de pasta o en el acompañamiento de un plato de carne o pescado. Están buenas frías, del tiempo, o calientes, así que tendréis que probarlas!

martes, 9 de julio de 2013

Mermelada de cerezas

entre col y col, beluga

Hace unos días mi tío Jesús, que tiene la suerte de tener un cerezo, me regaló un kilo andaluz de cerezas y, como yo sola no me las iba a comer todas (aunque podría) y me encanta tener mermelada casera para echar una cucharadita en el yogur o untar el brioche para el desayuno, me puse manos a la obra con mi thermomix.
Me salió suficiente para regalar estos dos tarros a mis hermanos y el diseño de las etiquetas me ha llegado hoy de manos de mi diseñador gráfico y gran amigo, Antonio Castillo, que es quien ha diseñado las etiquetas, tarjetas y demás elementos de Cookies in the city, incluido el avatar de Alpargata O'Jara. 
Aunque la receta es del libro de thermomix (con menos azúcar), puede hacerse a la antigua usanza, cociendo la mezcla en una cacerola a fuego medio-bajo y removiendo de vez en cuando. 

miércoles, 3 de julio de 2013

Ensaladilla rusa con anchoas

entre col y col, beluga

Uno de los platos que más apetecen cuando llega el calor es la ensaladilla rusa. Variante y bastante parecida a la "stolichniy salat" (ensalada de la capital) o "salat Olivier" (ensalada Olivier), que suele llevar patata, zanahoria, pepinillos, cebolla, guisantes y en ocasiones pollo cocido desmenuzado, todo ello envuelto en mayonesa. 
La ensalada original fue inventada por Lucien Olivier, el chef del restaurante Hermitage (uno de los mejores de Moscú) allá por los años 1860. La ensalada se volvió muy popular entre los asiduos al Hermitage y se convirtió en la seña de identidad del restaurante. La receta exacta, que se perdió tras el cierre del restaurante en 1905, era un secreto celosamente guardado, pero se sabe que contenía: urogallo, lengua de ternera, venado, caviar, lechuga, colas de langostinos, alcaparras, pepinillos, pepinos, huevos duros y judía de soja. El aderezo original de la ensalada Olivier era un tipo de mayonesa hecha con vinagre de vino francés, mostaza y aceite de oliva de la Provenza. 
Las anchoas son la aportación familiar a este plato tan popular. Eso sí, tienen que ser de buena calidad o arruinaremos la ensalada.