viernes, 22 de noviembre de 2013

Bundt cake de naranja con chocolate


entre col y col, beluga

El pasado día 15 de noviembre se ha celebrado el día internacional del bundt cake. Ya podría inventarse alguna aplicación para smartphones que nos avisara de estas cosas a los gastroblogueros, porque siempre llego con unos días de retraso (como a los cumpleaños, no hay manera). En fin, sirva esta receta para todos aquellos que lo quieran celebrar, por ejemplo, este fin de semana. 
La receta original es del libro de Thermomix, la que lleva una naranja entera (sin pelar), por lo que aquellos que no tengan thermomix pueden utilizar un vaso americano o trocearla y batirlo todo con una batidora de mano (la famosa minipimer). 
Es un bizcocho húmedo y jugoso, con un intenso sabor a naranja que va a la perfección con el baño de chocolate negro.
Se puede hornear en otro tipo de molde, pero en el de bundt cake obtenemos un bizcocho uniformemente dorado y cocido que se desmolda a la perfección con solo dejarlo enfriar 10 minutos en el molde. Al turrón, digo, al bundt cake.

lunes, 18 de noviembre de 2013

Pelmeni

entre col y col, beluga

Parece que el otoño ha llegado definitivamente a Madrid. Eso hace que nos apetezcan platos más contundentes, aunque a mí los pelmeni me apetecen siempre. De hecho la última vez que los pedí en un restaurante estábamos en pleno verano, así que terminé sudando pero contenta. Eran unos auténticos pelmeni rusos con un toque casero inconfundible. Por si alguien los quiere probar antes de lanzarse a la aventura de hacerlos, el restaurante en cuestión es La Troyka, en la calle Jardines, 11.
Los pelmeni son a la cocina rusa algo así como la paella a la española, es muy popular y existen distintas variedades según el relleno y la forma de doblar la masa. Yo me he decantado por los pelmeni siberianos, rellenos de carne de cerdo y ternera (mitad y mitad) y que se doblan como veréis más abajo uniendo las puntas de la empanadilla. Se suelen servir con caldo y nata agria espolvoreada con eneldo fresco picado. Yo he usado cebollino a falta de eneldo y el resultado es bastante bueno también. 
Con esta receta salen unos 40-50 pelmeni, que podemos congelar una vez rellenos (en crudo) para usarlos más adelante simplemente hirviéndolos hasta que floten.