domingo, 17 de enero de 2016

Cocido madrileño #crockpot


entre col y col, beluga

El cocido madrileño en crockpot es un cocido hecho a fuego lento, como se hacía antiguamente, al amor de la lumbre, en una olla de cerámica, con la ventaja de no tener que vigilarlo constantemente. Por supuesto, con estos mismos ingredientes se puede preparar el cocido en una olla de acero inoxidable, también a fuego lento, o en una olla exprés, rápida, o lo que el tiempo nos permita. Si lo hacemos en olla exprés o rápida, conviene dejarlo hervir unos minutos destapado al final de la cocción para que el caldo se concentre.
En la olla de cocción de lenta el caldo sale bastante concentrado, aunque apenas evapora líquido, y los garbanzos y la carne muy tiernos. A mí me gusta ponerlo por la noche y así tener la comida lista por la mañana. Los tiempos de cocción pueden variar en función de la legumbre y la crockpot. La mía tarda entre 8 y 9 horas en tener el cocido listo, pero cada uno debe probar hasta dar con los tiempos de la suya. 
El repollo lo hago aparte, a veces el día anterior, pero también os digo cómo lo preparo.
La morcilla se suele cocer con las carnes, los huesos y los garbanzos, pero deja el caldo oscuro y a veces se rompe, por lo que prefiero hacerla a la plancha o frita con un poco de aceite. También me gusta freír un poco de chorizo, pero eso ya es "en mi casa se juega así", el caso es que no puede faltar el chorizo en un plato de cocido que se precie de serlo.
Aunque en cada casa el cocido lleva un sello propio (puede llevar patata y zanahoria o no, pollo en lugar de gallina, espinazo, etc., etc.) éste es el de la mía, el que hacía mi madre. 

lunes, 4 de enero de 2016

Meat Loaf o pastel de carne #crockpot

entre col y col, beluga

Meatloaf, o pastel de carne, es un plato muy popular en los EEUU, originario de Alemania y Bélgica, como tantos otros platos transfronterizos. Yo lo llamaría el albondigón, pues la receta recuerda a la de nuestras albóndigas, enriquecida con salsa y especias además del huevo y el pan rallado. La que publico aquí está basada en la de the magical slow cooker.
La ventaja que tiene sobre las albóndigas es que requiere menos tiempo de preparación y esfuerzo, con un resultado similar en sabor. A mí me sorprendió y creo que encantará a los niños, sobre todo a los amantes del ketchup. 
Si no se tiene una olla de cocción lenta, puede hacerse en el horno, metiéndolo en una fuente y ya cubierto con la salsa, unos 50 minutos a 180ºC, hasta que al pincharlo con un termómetro no dé una temperatura interna de 70ºC/160ºF.
El pan rallado puede sustituirse por galletas saladas aptas para celíacos o pan de maíz duro.


Música recomendada: Minor Swing (Django Rheinhardt, Quintete du Hot Club de France, 1937)