martes, 27 de septiembre de 2016

Asadillo manchego

entre col y col, beluga

Este plato fue el culpable. Mi abuela Juliana seguro que lo preparaba muy, muy bien, porque una noche cené tanto asadillo, que durante muchos años no pude volver a tomar pimientos asados. Ni olerlos. Os ahorraré los detalles. Afortunadamente ya pasó y redescubrí este plato manchego gracias a una revista de recetas para thermomix. En aquella receta, los pimientos se cocinaban al vapor en el Varoma, pero yo los prefiero al horno o en la crockpot. Al vapor quedan más enteros y me parece que están mejor en ensalada, pero para gustos, los colores.
La receta es de la página de Vorwerk (thermomix), pero he adaptado las cantidades para unas 3 o 4 raciones. La dificultad es mínima y si hacéis más cantidad dura varios días y gana en sabor. 
Le dedico esta entrada a mi padre, que cumplió años ayer y sé que le gustará hacerse esta receta de su tierra. 
Se puede servir como entrante, como aperitivo (tapas) o como guarnición de carnes y pescados, caliente, del tiempo o fresquito, según la ocasión. 


viernes, 23 de septiembre de 2016

Chawanmushi

entre col y col, beluga


Fue hace ya unos cuantos años, estando en un restaurante japonés de Taipei con mi amiga Sveta, que descubrí esta maravilla de la cocina japonesa. Tan sorprendente fue para mí tomar un flan salado, que Sveta me preguntó extrañada si no lo había probado antes. Y es que en los restaurantes japoneses que conozco, no lo tienen. 
Se sirve normalmente como aperitivo, viene en un bol pequeño y tapado y está bastante caliente, por lo que conviene esperar un poco a que se enfríe. Es de textura muy suave y ligera y en su interior alberga tesoros que irás descubriendo con tu cucharita. 
Suelen llevar setas shiitake, que se quedan en el fondo, gambas, pollo, espinacas (yo tenía choy sum y es lo que utilicé) y kamaboko, similar a nuestro surimi. A veces hay semillas de ginkgo y puedes encontrar otros ingredientes, pero lo fundamental es el caldo dashi que se usa para hacerlo y el huevo batido con que se mezcla. Yo no le puse ni pollo ni gambas, si lo hacéis con pollo, cortadlo en trozos pequeños y colocadlo al fondo para que se cocine bien.
El caldo dashi se puede preparar en casa, se hace con alga kombu y escamas de bonito, pero el precio de estas últimas hace que me conforme de momento con el dashi en polvo. 
Podéis usar otros ingredientes a vuestro gusto y también prepararlo sin tropezones para dárselo a los bebés, como hacen en Japón. La receta original es de Bebe Love Ozaku, My Mom's Chawan Mushi. Yo la he modificado muy ligeramente.
Aunque al mirar la receta parezca un poco complicada, no tiene ninguna dificultad y dura varios días refrigerado. Se puede calentar el el microondas a 600w un par de minutos.